Sin categoría

En pandemia, elecciones excepcionales en Catalunya con algunos cambios reseñables

El término “excepcional” probablemente no haga justicia a las elecciones vividas este pasado 14 de febrero en Catalunya. Puede que se quede corto para describir una convocatoria política masiva, ineludible (desde la vertiente del compromiso ciudadano) y fundamental para cualquier sistema democrático. Se convocaba en un contexto extremadamente grave y serio como era en medio de la tercera ola de la pandemia de la covid-19, que en Catalunya ya ha causado más de 12.000 fallecidos desde el pasado marzo. La magnitud, por lo tanto, del reto para la Administración y para la gente era mayúsculo. Había que dejar los miedos a un lado para participar en unos comicios que, desde muchos puntos de vista, eran y son -siempre lo son en política- determinantes para la vida y el devenir inmediato de todos.

La participación pese a ser inferior a la de otras elecciones no fue paupérrima. Se situó por encima del 50%, equiparable a comicios de los años ochenta, en un contexto político, social y, sobre todo, sanitario, muy distinto. Y es que es evidente que la covid-19 y los riesgos de contagio eran el gran escollo. Colosal. Sorprendió, en este sentido, la decisión de la Justicia, contraviniendo los acuerdos de los partidos, el Parlamento catalán y los expertos médicos que desaconsejaban su celebración. Máxime, cuando unos meses atrás, las eleccions gallegas y vascas sí se retrasaron por motivos prácticamente idénticos.

_R230553

Sea com fuere, se votó. Y el panorama resultante muestra un escenario, con algunas variaciones reseñables, que dibuja, básicamente, dos grandes bloques más o menos repartidos de forma equitativa. Eso sí, los independistas suman más de 70 escaños (más de 80 si se suman los partidarios de un referéndum), mientras los restantes hasta llegar a los 135 escaños del Parlamento catalán van al bloque constitucionalista. De entre éstos, destaca el vatacazo de Ciudadanos, que pierde treinta diputados y se queda solo con 6 (tuvo 36 en 2017), el PP saca sus peores resultados históricos con 3 escaños. Y Vox irrumpe con 11, en sintonía con lo que ha pasado en muchas otras partes de España, en el propio Congreso y en muchos otros países de nuestro entorno. El PSC fue el ganador en número de votos pero la aritmética parlamentaria le es claramente opuesta y la investidura del ex ministro de Sanidad, Salvador Illa, candidato de los socialistas catalanes, parece de todas todas inviable.

0 comments on “En pandemia, elecciones excepcionales en Catalunya con algunos cambios reseñables

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: