Visita a Bilbao: con el Guggenheim, el Puente Colgante, su casco antiguo, los pinchos…

Hace poco hemos estado de visita (corta pero intensa) en una de las ciudades con más personalidad y carácter de todo el estado. Bilbao tiene mucho nombre y parece que siempre lo ha tenido. La construcción y apertura del Museo Guggenheim con su curioso, simpático y gigantón perrito en su acceso principal ha todavía relanzado más la imagen y proyección de la ciudad, que se ha convertido en una de las más conocidas del sur de Europa. Lo cierto es que este museo es -a nuestro juicio- una estructura colosal y muy espectacular, además de original. El Puente Colgante, que une las localidades de Getxo y Portugalete, considerado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2007, o su precioso casco antiguo hacen de la visita algo más que justificado y recomendable. Por supuesto, uno no se puede ir sin degustar algunos de sus pinchos y si hay tiempo y suerte, pasear por los alrededores de San Mamés, un club muy querido y parte importante de la cultura y tradición de esta ciudad y sus vecinos.

(Si queréis saber más, podéis hacer una búsqueda por “Categorías” y leer algunos de nuestros artículos sobre la capital vizcaína).


_R044492_R044514_R044544_R044559_R044574_R044580_R044589_R044595_R044608_R044619_R044677_R044683_R044703_R044733