Archivo de la etiqueta: EV

Belenismo, ¿desde cuándo montamos el Belén por Navidad?

Concretar el comienzo del belenismo como expresión religiosa y popular no es fácil, como sí lo es más o menos la celebración abierta o tolerada cristiana y que se sitúa con el edicto de paz del emperador romano Constantino, en el año 313 d.C.

En cualquier caso sí está contrastado que existen desde el alumbramiento o desde el desarrollo primitivo del cristianismo, inicialmente perseguido y por lo tanto clandestino, expresiones en catacumbas mediante grabados, dibujos o incluso esculturas que hacen mención al nacimiento de Jesús pero que no pueden ser entendidas como el pesebre tal y como lo conocemos actualmente.

De lugares más o menos escondidos y expresiones con una clara voluntad casi pedagógica o de transmisión de aquel episodio se salta a representaciones con igual finalidad en claustros, capiteles, portadas de iglesias, etc. durante los siglos posteriores.
San Francisco de Asís en 1223 es el primero que pide permiso al Papa Honorio II para una recreación viviente del pesebre en el bosque de Greccio, en la Toscana italiana, y es por ello que está considerado como el primer belenista y patrón de las asociaciones dedicadas a tal fin. Algunos años más tarde, en 1290, se produce el primer belén figurista, que puede considerarse como tal y que es obra de Arnolfo di Cambio con su “Adoración de Magos”, que hoy se conserva en Santa María la Mayor de Roma. En Praga, algunos siglos más tarde, se localiza el primer belén de uso familiar, propiedad de la duquesa de Arnalfi y compuesto de 107 piezas.

_DSC3832
Escena del pesebre en la iglesia conocida como “Cueva de la Leche”, en Belén.

El ambiente del siglo XVI con la lucha entre la Iglesia y la Reforma llevará a un estímulo de este tipo de expresiones que superan estrictamente su significado religioso y empiezan a adquirir una dimensión también cultural y más popular. Destacan las escuelas de Nápoles pero aparecen también especializaciones regionales en España (en Madrid y en el Levante) pero también germánicas, francesas o incluso iberoaméricanas.


Toda la información sobre los lugares más sagrados del cristianismo de Jerusalén y Belén en el número 09 en papel de la revista “EV, escapadas y viajes”, ya  a la venta en el Fnac de Plaza de Catalunya de Barcelona o por email a: revistaev@gmail.com


Las piezas, de barro o madera, amplían su abanico de posibilidades, que se extiende a gremios y profesiones, actividades o personajes muy variados, como mendigos, lavanderos, carniceros, etc. Los movimientos, como la Revolución Francesa de 1789, contrarias a la Iglesia, hacen que los pesebres entren también en las casas. En 1885 nace la primera Asociación Pesebrista del mundo.

Hoy el belenismo es celebrado como una tradición popular pero también por su valor artístico, encontrando espacio en muchos museos del mundo como el Museo Nacional Bávaro de Múnich, el de Cluny, en París, o el Museo de Viena, entre muchos otros. //


También te pueden interesar:

Jerusalén, repasamos la historia de la Ciudad Santa

¿Qué sabemos de los Reyes Magos? ¿De verdad eran tres o eran reyes?

La Iglesia del Santo Sepulcro, el lugar más sagrado del cristianismo

Jerusalén, repasamos la historia de la Ciudad Santa

Jerusalén, la ciudad santa por antonomasia, central para judíos, cristianos y musulmanes, presenta una historia milenaria, convulsa y trascendental para entender gran parte de la historia de la Humanidad. Y sobre todo, es crucial para entender el desarrollo de la civilización occidental, aunque sus efectos e implicaciones llegaron de forma más o menos directa con el paso de las décadas y de los siglos a prácticamente cualquier rincón del planeta.

Las primeras referencias sobre la ciudad se remontan a la Biblia, al Antiguo Testamento, donde se habla de tribus hebraicas en esa parte del mundo sobre el año 1000 a.C. cuando gracias a la inteligencia, bondad y ambición de un pastor, David, llegaron a unificarse y dieron lugar a la fundación de Jerusalén como su capital. Luego, su hijo, Salomón, construyó el Templo en honor a su religión, a su Dios, que albergaba la Santa Alianza, un cofre de madera que guardaba las Tablas de la Ley dictadas por el Omnipotente a Moisés.

Con la muerte de éste, el reino de David se dividió en dos: Israel al norte y Judá al sur (éste, con capital en Jerusalén). División que los debilitó y que los dejó a merced de las grandes potencias regionales de la época: por un lado, Egipto, y por el otro, las distintas civilizaciones que se fueron alternando como grandes dominadoras del área mesopotámica. Nos situamos sobre el año 720 a.C. cuando el reino de Israel es conquistado por los asirios y sobe el año 586 a.C. cuando los babilonios del conocido Nabucodonosor conquistan Judá. Con esta última conquista se produce el primer y más recordado exilio judío. La aristocracia es hecha presa por los babilonios y trasladada fuera de sus tierras y el Templo de Salomón es destruido.

_DSC3561_b
Dos religiosos judíos ultraortodoxos, delante del Muro de las Lamentaciones, en Jerusalén

Desde aquel episodio se conoce a los habitantes de Judá como judíos y es de aquella época la primera nostalgia de aquel pueblo de la “ciudad de David, la capital perdida” y el juramento de pensar en ella “todos los días de la vida”. De hecho, como explica en un artículo el especialista francés Vincent Lemire, también de aquel entonces procede la costumbre en las bodas judías, en el momento en que se rompe un vaso, de pronunciar la promesa: “Si yo te olvido, Jerusalén, que mi mano derecha se seque”.

El primer exilio
Aquel primer exilio, en cualquier caso, no fue muy largo, duró 50 años cuando el persa Ciro conquistó Babilonia y permitió a todos aquellos que quisieran volver a Judá y a Jerusalén. Con esa vuelta comenzó la reconstrucción del Templo. En el siglo IV a.C. cayó bajo el poder de Alejandro Magno y se convirtió en una provincia más de su gran imperio. Y ya cerca de Nuestra Era se produjo la ocupación y dominación romana, que tuvo lugar sobre el año 60 a.C. Algunos años más tarde, Herodes, al servicio del imperio romano, gobernó. Lo hizo de forma autoritaria, como “un tirano” o así se le describe en el Nuevo Testamento pero también se destaca de él su faceta como gran constructor en Jerusalén. Entre sus obras se señala, por ejemplo, el embellecimiento y ampliación del viejo Templo que “rivaliza con los monumentos más espectaculares de Egipto”.


Toda la información sobre los lugares más sagrados del cristianismo de Jerusalén y Belén en el número 09 en papel de la revista “EV, escapadas y viajes”, ya  a la venta en el Fnac de Plaza de Catalunya de Barcelona o por email a: revistaev@gmail.com


Las relaciones y enfrentamientos con los romanos cada vez van a peor y acaban derivando en el año 70 d.C. en una reacción visceral romana que aplasta cualquier atisbo de rebelión y destruyen Jerusalén. Y también el Templo. Varias décadas más tarde, sobre el año 135 d.C. la vieja capital se transforma en una ciudad romana dedicada al dios Júpiter, llamada Aelia Capitolina. Los judíos son perseguidos y expulsados, y se produce la diáspora. El Templo queda reducido a su mínimo expresión, del que sólo se conserva el muro occidental, también conocido hoy en día como el Muro de las Lamentaciones.

_DSC3580
Fachada de la Iglesia del Santo Sepulcro, en Jerusalén.

De Jesús a Mahoma
Durante todo este último periodo aparece la figura de Jesús, un judío ejecutado por las fuerzas romanas sobre el año 30 d.C y que para ellos, según apunta Lemire, era un “agitador judío más, como tantos otros”. Para los judíos, tampoco era una figura que contara con demasiadas simpatías, considerado como un “impostor”, que “osó presentarse como el Mesías, el elegido del Señor”. En cualquier caso, las enseñanzas y el mensaje de Jesús, no sólo circunscrito a judíos sino a todo aquel dispuesto a escucharlo y asumirlo como propio, se extendió desde Jerusalén y Judá, al resto de Oriente Próximo, Egipto y buena parte del Imperio Romano –aunque de forma clandestina en este último caso y en algunos otros, ya que el cristianismo fue perseguido por chocar con las creencias del momento-.

Fue en el Edicto de Tolerancia de Milán cuando el emperador romano Constantino en 313 d.C. hizo de ésta la religión oficial del imperio. Su madre, la emperatriz Elena, tuvo, parece, un papel fundamental en todo ello. A ella se atribuye el descubrimiento de la ‘Verdadera Cruz’ y fue ella una de las grandes impulsoras del descubrimiento y excavaciones en la zona de la colina de Gólgota (donde fue crucificado Jesús) y del área cercana donde se excavó la supuesta tumba donde reposó el cuerpo de Jesús antes de resucitar. Sobre toda esa zona es donde se construyó la Iglesia del Santo Sepulcro en el siglo IV. Fue tal la importancia de Constantino y de Elena que muchos de los concilios celebrados en aquella época para dilucidar misterios como el de la Trinidad, la Virginidad de María o la naturaleza de Cristo se produjeron en ciudades cercanas a Constantinopla, donde vivía el emperador. Jerusalén, como el lugar de la muerte de Jesús adquirió, por lo tanto, una significación grande y especial.


También te pueden interesar:

Casi 70 años de conflicto árabe-israelí

La Iglesia del Santo Sepulcro, el lugar más sagrado del cristianismo

Número 07 de “EV”, ya a la venta

Esta semana sale a distribución, en los Fnac de Plaza Cataluña e Illa Diagonal, el número 07 de la revista “EV” con una foto de portada correspondiente a la campaña de Greenpeace “Menos plásticos, más Mediterráneo”, que quiere concienciar a la ciudadanía pero sobre todo a instituciones e industria sobre la compleja situación que se padece, especialmente con gran presencia de micro-plásticos. El crecimiento en el uso de este material en las últimas décadas no tiene parangón en la historia y su impacto está siendo más que grave, preocupante. Incluso, amenazando con introducirse dentro de la cadena alimentaria y llegar hasta nosotros a través de un centenar largo de especies comerciales que ya se ha detectado que ingieren esos plásticos. Hablamos con la responsable de Océanos en España, Elvira Jiménez.

pare manel

Además, entrevistamos a una figura muy relevante; religioso polémico, genuino y original, con una Medalla de Honor del Ayuntamiento de Barcelona y la Creu de Sant Jordi: el Pare Manel, por su destacada labor al lado de los más necesitados en el distrito de Nou Barris. También hablamos con una pintora que acaba de hacer esta pasada primavera el retrato al flamante Premio Cervantes de este año, Eduardo Mendoza, para la Biblioteca Nacional: Leticia Feduchi. O profundizamos en el conocimiento de los veganos con la trabajadora, Helena Escoda, de la tienda pionera en Barcelona, Ecocentre.

_DSC1072

Asimismo, recuperamos, coincidiendo con sus 80 años, lo que sucedió en Guernica en 1937 durante aquel trágico bombardeo que sacudió las conciencias del mundo sobre la tragedia que supuso la Guerra Civil Española y que se convirtió tras el cuadro pintado por Picasso en símbolo de la lucha internacional por la paz. Hoy ese significado sigue muy ligado a esa localidad vasca. Por último, hacemos un repaso a la trayectoria hasta la fecha de Tiger Woods, para algunos el mejor jugador de golf de todos los tiempos, caído en desgracia en 2009, tras conocerse una amplia retahíla de infidelidades; y que se ha agravado estos años con un sinfín de lesiones y problemas con algunos medicamentos. Este pasado verano salía de una clínica de desintoxicación, consciente de sus dificultades con los analgésicos para sus dolores de espalda.

_DSC0200

Pare Manel: “No hay más Dios en el Papa que en cualquiera de nosotros”

El Pare Manel trabaja desde los años setenta en el distrito de Nou Barris. Es un sacerdote distinto, atípico, que viste de calle y que desde entonces se preocupa por sus vecinos. Acude a la cárcel, tanto de jóvenes como de mayores, y desarrolla actividades para los más pequeños y adolescentes mediante una amplia oferta de actividades de deportes, música, refuerzo escolar, ‘casals’ o comidas, entre muchas otras. Asegura que en la educación se encuentra unas de las claves para el futuro desarrollo de los chavales, ya que es esencial haber “experimentado experiencias de amor, comprensión, ternura o bondad” para interiorizarlas y poder proyectarlas en el futuro a los demás. Desde 2004 todos estos proyectos se transforman en su Fundación, que desarrolla un trabajo encomibale y fundamental en el barrio y que le han valido el reconocimiento de la ciudad y de Catalunya con la Cruz de Sant Jordi y la Medalla de Honor de Barcelona. Este año ha sido candidato a “Català de l’any”. Asegura sentirse abrumado por tantos reconocimientos, que no esperaba aunque él sigue con su actitud al lado de los más necesitados.

(En el próximo número de “EV” publicamos una amplia entrevista con él para conocer más sobre su persona. Aquí reproducimos un extracto de la misma)

_DSC1202

En un artículo sobre usted se usaba mucho el término “bondad” para referirse a su persona pero, ¿qué es para usted?

Para mí la bondad es la dimensión del ser humano donde se encuentra su realización a través de la solidaridad, la comunicación y el amor. Lo que pasa es que siempre no podemos ser buenos. Una persona no es mala porque quiere sino que muchas veces se debe a una serie de circunstancias o motivos.

Usted ha dicho que los presos en cierta manera también son “víctimas”.

Sí, generalmente vemos o juzgamos a los demás de forma espontánea de modo que uno sólo mira el mal que el otro le ha hecho pero no analiza ni contempla el mal que uno hace. Es muy delicado hablar sobre este tema porque con ello no pretendo justificar el mal pero sí subrayo que generalmente en todas las actitudes, el código penal, los juicios y en todo el sistema represivo no se tiene en cuenta el por qué. Hay que preguntarse por qué una persona roba, por qué una persona pega, por qué una persona tiene una deformación sexual… Sólo cuando nos preguntamos el por qué de las cosas podemos encontrar posibles soluciones. Y no quiero decir con ello que existan siempre. Yo no soy optimista con la vida, no puedo serlo porque veo demasiada mierda cada día. Y no sólo por lo que pasa en mi entorno sino por lo que pasa en general en el mundo.

Con esto tampoco quiero decir que no podamos hacer nada para que las cosas vayan mejor. Lo único que digo es que cualquier persona, un niño o una niña, que no ha encontrado desde su nacimiento una experiencia de amor, de crecimiento ni se ha sentido acompañado, es muy probable que luego no pueda o no sepa practicar la humanidad o la bondad.

En este sentido, ¿hasta qué punto cree que nos condicionan las circunstancias?

Dependerá de muchos casos pero, en general, de forma muy significativa. Si no puede haber un proceso de liberación, es complicado. Una niña que ha sido abusada por su padre o por su hermano, su tío o el abuelo, si no puede rehacer esta experiencia de violación, se le hace muy difícil. No digo que no pueda porque he conocido gente con experiencias traumáticas, hándicaps, y han sido capaces de superarlos pero sí que es muy complicado. En cualquier caso se trata de experiencias que marcan muchos, como nos marcan a todos.

Usted se estaba refiriendo a casos muy traumáticos y muy duros, pero refiriéndonos a experiencias menos extremas, ¿hasta qué punto podemos superar nuestras circunstancias?

Por supuesto que las personas pueden sobreponerse a circunstancias adversas, eso por supuesto. Cada uno tiene capacidad para superar sus defectos.

¿Por qué se acaba en el mundo de la droga, de la delincuencia…? Además, usted ha conocido muchos casos.

Imagino que porque en lugar de experimentar procesos de crecimiento, la persona vive procesos de deterioro. Ningún niño de siete años es malo pero dependiendo de qué educación reciba, puede acabar convirtiéndose en alguien malo; quiero decir en alguien que haga daño a otras personas o que las utilice para su beneficio. Esto último, en definitiva, es la esencia de la maldad: buscar el provecho propio independientemente de la forma o la finalidad.

Ya tenemos el númer 06 de “EV”

Acabamos de sacar una reimpresión en una tirada corta para colaboradores del número 06 de “EV” con entrevistas sobre el mundo del circo, el detective Sherlock Holmes, las causas por las que se ha duplicado el número de divorcios en España en la última década o sobre el restaurante más antiguo de Catalunya, el “Can Culleretes”, en el barrio gótico de Barcelona. Tambié publicamos dos artículos sobre el Muro de Berlín, en una época en que muchos políticos hablan de levantar barreras y sobre el que para muchos está considerado como el mejor futbolista de todos los tiempos, Pelé.

Cualquier que pueda estar interesado, solo tiene que contactar con nosotros a través de nuestro correo electrónico y le mandaremos un ejemplar (al precio estándar de venta sin gastos de envío, por 4 euros).

En general, estamos medianamente satisfechos y esperamos que os guste. Aquí os dejamos algunas fotografías que lo conforman.

_DSC1534_DSC2639_DSC7330_DSC7551_DSC7484_b_DSC8023_ac_DSC2724_dsc6889_DSC0848_DSC1387_DSC1593_DSC7009Pelé_1960_b

 

 

Casi el 1% de la población mundial es refugiada o desplazada

Estos días se ha celebrado el “Día Mundial del Refugiado” (que incluye a desplazados; refugiados dentro de las fronteras del propio país o “Idp’s” -como se les conoce en el ámbito de organizaciones internacionales y/o humanitarias) y las cifras en 2016 siguieron creciendo hasta sobrepasar los 65 millones de personas. Los principales países de procedencia de estos refugiados o desplazados son ya, tristemente, conocidos: las causas, guerras y situaciones políticas y sociales muy críticas. Se trata sobre todo de los conflictos en Siria, Sudán del Sur, Congo, Iraq, República Centro-africana o Afganistán. La mayoría de desplazados, en número absoluto, se sitúan en las regiones cercanas a las fronteras de aquellos países. Es decir, solo a excepción de Alemania y Suecia (este último, en datos relativos de proporción de refugiados por cada mil habitantes), son Turquía, Pakistán, Jordania, Libano o Uganda por citar a algunos de los que mayores concentraciones registran.

En el número 05 de “EV” analizábamos la situación de los refugiados con el portavoz de Amnistía Internacional en Catalunya, Dani Vilaró. Aquí reproducimos un extracto de la misma (foto cedida por AI).

Kakuma Refugee Camp, Kenya, 2016

Haciendo una radiografía global, ¿cuántas personas en el mundo hoy podrían estar consideradas como refugiadas?

Pues estaríamos hablando de una cifra entre 21 y 25 millones de personas ( las que sumar, las cifras de desplazados).

Y, ¿hacia dónde se desplazan principalmente?

La mayoría de los refugiados se encuentran en África. Personas que huyen de un país y se establecen en otro. Muchos países vecinos los están acogiendo, sobre todo alrededor de dos puntos: por un lado, toda la zona cercana a Somalia, Eritrea, Kenia y Etiopía. Y por otro, toda la zona próxima a Nigeria, con el problema con Boko Haram. Afecta a países como Camerún, Chad, etc. Luego también están Sudán, Congo… y los conflictos que viven.

Allí, los procesos de asilo, ¿cómo funcionan?

Allí sí existen campos de refugiados muy grandes y multitudinarios de Naciones Unidas como el de Daadab, que es el más grande del mundo, con cerca de 90.000 personas y que se encuentra en Kenia. Lo que pasa es que no se gestionan las solicitudes de asilo pero se les ofrece ayuda humanitaria a través de distintas agencias de la ONU.

Estas situaciones están pasando ahora en países como Turquía, que tiene cerca de dos millones de refugiados de la guerra de Siria. Y Jordania tiene una cifra parecida. Líbano, que tiene una población de tres millones, tiene cerca de un millón de refugiados sirios. Entre esos países acogen a prácticamente el 90% de los refugiados de aquel conflicto.

Y dentro del drama de los refugiados, se encuentran las situaciones especialmente delicadas de mujeres y niños, que muchas veces viajan solos. Y las mafias que se aprovechan.

Sí, es que parte importante de los refugiados son niños. La mayoría son familias. Y existen estas mafias que los utilizan. Nosotros, delante de algunas de las acciones que se han tomado y que se han justificado para acabar con la acción de las mafias, defendemos que si existieran rutas legales y seguras de acceso al asilo y a la protección, éstas desaparecerían. Nosotros pedimos que las personas que, según la jurisdicción internacional, tiene derecho a pedir protección, puedan hacerlo sin tener que recurrir a estas rutas tan peligrosas que alimentan a las mafias y que están causando tantas muertes.

Poner vallas y cerrar rutas marítimas y fronteras, por el contrario, es lo que está alimentando a las mafias porque no deja ninguna otra opción a las personas que huyen de zonas de conflicto, situaciones de persecución, etc.

¿Cómo podrían articularse estas rutas legales y seguras?

Puede hacerse perfectamente. Una fórmula sería utilizando las embajadas de la Unión Europea en países como Jordania, Líbano, Turquía… para que realizaran las peticiones pertinentes. Los países europeos tienen allí sus representaciones diplomáticas. ¿Por qué no se permite que la gente que se encuentra en aquellos países haga los trámites desde allí? ¿Por qué se les obliga a llegar a un país europeo para hacerlo y que hace que vayan locos por pisar terreno europeo?

Y, ¿por qué no se está haciendo?

Porque no hay voluntad política para desbloquear esta situación. Es la única explicación que encontramos: no hay intención de resolverlo porque medidas las hay y se podrían tomar pero no se está haciendo.

Nosotros, desde Amnistía Internacional, pedíamos que los países más desarrollados del mundo se comprometieran a acoger 400.000 refugiados sirios cada año hasta que se resolviera el conflicto. La Unión Europea, Rusia, China y un bloque de países africanos se han negado. Estados Unidos estaba dispuesto a acoger una cifra importante. Canadá ya ha acogido 40.000. Alemania ya tiene más de 70.000 sirios. Algunos países están predispuestos pero otros, muy poco. Gran Bretaña no debe haber acogido ni a 10.000, Italia tampoco se  mueve en cifras apreciables…

¿Por qué no se ataca el origen del problema?

Atacar el origen del problema es un buen planteamiento pero, aunque a mucha gente le parezca que están llegando muchas personas, es una cifra perfectamente asumible por los 28 países de la Unión Europea. El problema es que hay países que han dicho que no van a recibir ninguno, casos por ejemplo de Hungría o Polonia, mientras otros tienen que asumir 40.000. Esto genera un desequilibrio evidente. Los números de los que estamos hablando no representan ni el 1% de la población europea.

Kilian Jornet, un “extraterrestre de la montaña” de alma sencilla

Kilian Jornet ha vuelto a llamar la atención de todos los medios en las últimas semanas después de subir dos veces en pocos días al Everest, sólo y sin oxígeno ni ayudas de ningun tipo. La mayoría de todos nosotros nos sorprendemos ante las gestas de una persona que pasa por ser probablemente el mejor corredor de montaña, “sky-runner”, del mundo y una figura relacionada de mil maneras con ese entorno. También a nivel humanitario después de implicarse con los afectados de los terribles terremotos de Nepal de 2015. Además ha escrito un par de libros, no sólo sobre sus hazañas sino sobre todo sobre su particular e interesante forma de pensar que trasluce una persona sencilla, sensible, algo tímida y que es feliz en comunión con la naturaleza.

En la revista “EV” tuvimos la suerte de poder publicar una entrevista con él en el primer número y relacionada con la edición de su primer libro “Correr o morir”. A continuación reproducimos un extracto de aquella entrevista (fotos cedidas por el equipo de Kilian Jornet).

jornet02

En su libro dice que es una persona más de “intentar” que de “querer ser”: tímida, asegura. La verdad es que sus resultados parecen reflejar otra cosa, ¿no?

Cuando te planteas quién quieres ser muchas veces te centras en un objetivo lejano sin tener en cuenta lo que tienes que cambiar o la persona en quien te tienes que convertir para conseguirlo. Si te planteas quién quieres ser, los objetivos llegarán. En la montaña no se puede hablar de récords de ascenso antes de bajar sino de tentativa. Lo importante no es la cima alcanzada sino todo el camino que se ha hecho para conseguirlo.

¿ Por qué esta pasión por correr? ¿Qué le aporta o qué encuentra en ello?

La montaña es mi medio, es donde me siento arropado y donde puedo expresarme. Me encuentro a mi mismo a través de la montaña  y de las personas que voy conociendo. Me da la felicidad de descubrir lugares, personas y quién soy.

Algún secreto tendrá este deporte, especialmente si tenemos en cuenta el éxito espectacular que está teniendo en los últimos años y que lo está convirtiendo en uno de los más populares con cada vez más carreras por todas partes. ¿Cómo explica este fenómeno?

Vivimos en una sociedad que cada vez está más en ciudades y donde los trabajos son mayoritariamente sedentarios. El ser humano como animal que es, necesita moverse y reencontrarse con la naturaleza. Y el trailrunning es el medio perfecto para hacerlo.

Su disciplina está muy ligada a los deportes de aventura, de riesgo, extremos, que cada vez tienen también más tirón entre la gente.

Lo extremo, el riesgo, la adrenalina nos permite tomar decisiones y reencontrarnos con el lado épico o heroico en una vida que es cada vez más monótona en un sistema que cuida de nuestra seguridad. Todo, desde las multas de tráfico hasta los planes de pensiones: los controles están pensados para evitar cualquier riesgo. Estos deportes nos acercan a la sensación de jugar con nuestras decisiones.

Precisamente, su filosofía, podríamos considerarla un poco extrema, ¿no? En el Manifiesto del Skyrunner, asegura: “Pararse, toser, tener frío, no sentir las piernas, sufrir náuseas, vómitos, dolor de cabeza, golpes, sangre… Hay alguna cosa mejor?”

¿Conseguir algo sin esfuerzo tiene el mismo gusto?  Creo que cuanto más difícil es el camino y cuanto más hemos tenido que trabajar para conseguir una cosa, más grande es la satisfacción obtenida.