Rincones de BCN Top stories

Barcelona reivindica el valor del “Turó de la Rovira”, sus baterías antiaéreas de la Guerra Civil y los posteriores barrios de barracas

No es díficil llegar pero tampoco execsivamente sencillo. Queda apartado del centro y de los grandes reclamos turísticos de Barcelona. No obstante en los últimos años, pese a su ubicación -que podría ser equiparable a la del Parc Güell, que no ha frenado a nadie (tal es el magnetismo de la arquitectura de Gaudí)- se ha convertido en uno de los más interesantes y novedosos espacios para visitar en la capital catalana. Se llega hasta sus inmediaciones en autobús (que recorta mucho el esfuerzo) o en paseos tranquilos de una media hora. Toda esta zona está bien acondicionada y cuenta con escaleras y pasarelas de madera que facilitan la llegada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Se conoce esta zona popularmente como (en catalán) los “búnqueres del Carmel”, aunque en realidad ofrece mucho más que las instalaciones militares construídas -y parcialmente recuperadas en los últimos años- durante la Guerra Civil. Sea como fuere, decenas de personas se acercan cada fin de semana atraídos por la popularidad creciente de toda esta parte de la ciudad. De hecho, ha crecido tanto que hay incluso en lo alto, una inscripción, -como en otras ciudades como Lisboa o Ámsterdam- que invita a los vistantes a no ir. La pintada en cuestión es suficientemente explícita: “Tourists go home”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Reflexiones al margen sobre los beneficios y perjuicios del turismo sobre la zona (Venecia, con la pandemia, ha reconocido el valor incalculable y casi vital que tiene para la ciudad, pese a los muchos otos inconvenientes que también ocasiona), el “Turó de la Rovira” está considerado por el propio ayuntamiento como “espacio patrimononial de alto valor museístico”. Desde arriba se tiene una panorámica de 360 grados sobre toda la llanura, que ya tuvo su valor en tiempos de los primeros asentamientos íberos. En el siglo XIX, ante la escasez agraria y pese a no ser una tierra particularmente rica, alojó plantaciones de vides, almendros y algarrobos. Durante la segunda década del siglo XX, vio como muchas de las propiedades se parcelaban y transformaban en casas con jardín. Una de las más conocidas, conocida coloquialmente como “El Castillo”, era la Casa Peñasco.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Con el inicio de la Guerra Civil, en este monte próximo a Barcelona, se instaló una de las piezas antiaéreas para hacer frente a los ataques sobre la ciudad. Se construyó en 1937 com parte de  la Defensa Especial contra Aeronaves (DECA). De hecho, el Pavellón de los Oficiales, donde se alojaban el capitán y los cuatro sargentos encargados de las otras piezas antiaéreas, es uno de los espacios museísticos que en condiciones normales (anteriores a la pandemia) y gestionado por el MUHBA (Museo de Historia de Barcelona), se puede visitar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Otro de los grandes reclamos está íntimamente vinculado con el fin del conflicto. En los años 40, con la inmigración y la escasez de vivienda de Barcelona, muchas personas se instalaron en esta parte aprovechando las instalaciones militares abandonadas. Surgió un barrio de barracas conocido como “dels Canons” (de los Cañones), al que se sumaron dos núcleos más (el de Raimon Casellas y el de Francesc Alegre). En los años sesenta vivían cerca de 3.000 personas en unas 600 barracas. Inicialmente, sin agua, electricidad, saneamiento y ningún tipo de servicio que, fruto de las reivindicaciones vecinales, fueron ganando con los años. Estas barracas sobrevivieron  hasta 1990, cuando los últimos vecinos se trasladaron a sus pisos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Este monte, que durante parte de su historia fue también cantera de materiales para la construcción, se incluyó dentro de los planes generales de 1953 y 1976 como parte de un parque natural que engloba los tres montes de esta primera cornisa barcelonesa. Sin duda, se trata de un lugar significativo de la ciudad, como el propio Ayuntamiento reivindica y reconoce en una placa de 2017, arriba en la montaña y mo muy lejos de la pintada antes mencionada, que reza (traducido al castellano): “Los que vivieron aquí, gente trabajadora, han contribuido, con su esfuerzo, a hacer grande esta ciudad. Barcelona les rinde homenaje”. //


También te pueden interesar:

_R410829

La central térmica de ‘Las 3 chimeneas’ del Besós, patrimonio histórico del frente marítimo catalán

_R360949

“Las reglas del mundo” (edita 5W)

0 comments on “Barcelona reivindica el valor del “Turó de la Rovira”, sus baterías antiaéreas de la Guerra Civil y los posteriores barrios de barracas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: