Sin categoría

«La vuelta al mundo en 80 días» (Julio Verne)

Es uno de los grandes clásicos de la literatura de viajes, obra de un visionario galo convertido ya desde hace mucho tiempo en uno de los padres fundadores de la ciencia-ficción -junto a H.G. Wells– y uno de los autores más traducidos de todos los tiempos, solo por detrás de Agatha Christie. Por supuesto, hablamos de Julio Verne, escritor, poeta y dramaturgo que vivió durante gran parte del siglo XIX (1828-1905), de origen burgués y que apostó por la literatura cuando todo apuntaba a que seguiría los pasos de su padre, abogado.

«La vuelta al mundo en 80 días» recorre la divertida aventura de un caballero británico, Phileas Fogg, junto a su ayudante francés, Jean Passepartout (Picaporte en algunas traducciones en castellano) y que es el contrapunto a su señor. Uno, flemático, educado y cortés hasta el extremo, y el otro, más echado para adelante, con ‘jeta’, mundo y vida de calle. Una buena combinación para tratar de cumplir con una apuesta hecha a los compañeros del Reform Club, por la que tratarán de dar la vuelta al mundo en un máximo de 80 días sirviéndose de los medios de transporte propios de la época: 1872, cuando se pubicó la novela. Por cierto, la publicación se hizo por entregas entre ese año y el siguiente, en «Le Temps».

Por supuesto, para muchos de nosotros, uno de los grandes referentes de esta novela son los dibujos animados que tuvieron gran éxito a finales de los ochenta y también los noventa. Ahora, una serie, disponible en plataformas, recupera esa historia, valiéndose de algunas licencias e incorporando al grupo un tercer elemento: una chica joven, periodista, que los acompaña en la versión audiovisual durante todo el viaje. En el original, Verne destina un papel algo secundario al género femenino, representado sobre todo en la princesa india Aouida, que es rescatada cuando iba a ser sacrificada y que se une al grupo desde el paso por aquel país y hasta su llegada exitosa y también desconcertante a Londres.

La historia, como no podía ser de otro modo y para darle más morbo y complejidad, cuenta con un personaje que lo dificulta todo y trata de sabotear una hazaña ya de por sí compleja: el inspector de policía Fix, que cree perseguir al supuesto ladrón del Banco de Inglaterra. Dicho robo sirve de algún modo com pretexto para la apuesta, ya que es Phileas Fogg quien aventura que con el tiempo transcurrido desde el delito con los medios del momento ya podría estar bien lejos. La cantidad sustraída era de 50.000 libras.

Con todo, seguimos sus peripecias por lugares como París, Turín, Suez, Calcuta, Hong Kong, Shanghái, Yokohama, San Francisco, Chicago, Dublín o Londres, entre los muchos destinos que pisan y donde les suceden contratiempos de lo más variado y que pondrán en jaque cumplir con la promesa hecha y con el dinero apostado: 20.000 libras, que podrían suponerle la ruina. El final, sin desvelarlo, da un giro interesante que vale la pena descubrir y que tiene mucho de ciencia.

«La vuelta al mundo en 80 días» cumple con lo que promete: aventuras, entretenimiento y una historia bien construída exenta, pensamos, de grandes aspiraciones literarias. Una buena propuesta, por cierto, para el verano, para dejar volar la imaginación gracias a un autor que tiene en su haber títulos como «Veinte mil leguas de viaje submarino»,»La isla misteriosa» o «De la Tierra a la Luna». De hecho, muchas de esas historias se han acabado por traducir, en buena medida, en realidad.

0 comments on “«La vuelta al mundo en 80 días» (Julio Verne)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: