Archivo de la etiqueta: mundial

Pelé marcó más de 1.200 goles

En estas fechas, se habla y mucho -y con motivo- de los 500 goles marcados por Messi con el Barça pero estas cifras (extraordinarias) palidecen (algo) cuando se comparan con las del que está considerado como el más grande de todos los tiempos. Pelé consiguió más de 1.200 goles en unos 1.300 partidos, fue campeón con Brasil en tres Mundiales y en opinión de Beckenbauer o Bobby Charlton era, sin ningún género de dudas, un fuera de serie.

En el número 06 de la revista “EV” hacemos un pequeño repaso a algunas de las cifras espectaculares de este genio del balón que lo sabía hacer casi todo en el terreno de juego y que además lo hacía con aparente facilidad y maravillosa elegancia. Solo las desaveniencias con Maradona (otra grandísima figura con la que durante mucho tiempo mantuvieron malas relaciones y que ostenta el honor de haber marcado el gol más bonito de la Copa del Mundo -frente a Inglaterra-) o que finalmente nunca se decantara por probar la aventura europea (y ofertas y de grandes clubes no le faltaron como Juventus o Real Madrid) pueden ser algunos de los puntos flacos de una trayectoria e imagen, en general, intachable y a grandes rasgos de caballero. Desarrolló casi la totalidad de su carrera a nivel de clubes en el Santos con el que consiguió dos copas Libertadores y dos Intercontinentales y pasó sus dos últimas temporadas, ya mayor, pasados los 35 años, en el Cosmos de Nueva York.

pele

Una vez retirado, colaboró con Agencias de Naciones Unidas e incluso llegó a ser ministro de Deportes de su país. También realizó algún cameo en el cine o protagonizó algunos ‘spots’ publicitarios de marcas tan reconocidas como Pepsi o contra la impotencia (y que dió qué hablar). En 2016 se estrenó un documental sobre los primeros años de su carrera. En opinión del propio Pelé era interesante no tanto por la vertiente deportiva (que también) sino por su dimensión “humana”. Durante una entrevista, con motivo del estreno en un hotel de Nueva York, recordó que de pequeño “limpiaba zapatos”. Origen humilde para el más grande de todos los tiempos que con 17 años ya alzó su primer trofeo mundial en Suecia’58.

Anuncios

Dzeko, una historia que va más allá del fútbol

Era apenas un niño de 10 años cuando empezó a jugar a fútbol. Su padre lo llevó a un colegio que no estaba destruido por la guerra y tenía un patio en mínimas condiciones para correr y patear el balón. Ese fue el inicio de una afición que se convertiría en profesión y que lo ha llevado a ser considerado entre los mejores delanteros del mundo. Aquel colegio estaba en Sarajevo y todo sucedía a mediados de los años noventa. Edin Dzeko recuerda sus inicios en una entrevista concedida a la CNN y cómo salvó la vida gracias a su madre cuando un día lo hizo entrar en casa pocos segundos antes que el espacio en el que jugaba fuera bombardeado. Perdieron la casa de los padres y tuvieron que instalarse con los abuelos y quince familiares más. Vivió todo el conflicto en la capital bosnia en lo que, seguro, tuvo que marcar su infancia. Aún así, de aquella experiencia, saca una lección constructiva cuando asegura que con confianza siempre se puede mirar al futuro con optimismo.

En su caso aquella confianza se convirtió en una carrera deportiva hasta la fecha muy destacada y que lo ha llegado a situar entre la élite del fútbol mundial. Dejó Bosnia para ir a jugar a la República Checa y de allí pasó al Wolsburgo alemán. Más de 65 goles marcados en tres años y medio llamaron la atención de los mejores clubes, siempre atentos a la irrupción de nuevos y prometedores artilleros. Se fue al Manchester City y, con él, obtuvo varios títulos. Entre ellos, una Premier League inglesa. Sus números fueron buenos pero no extraordinarios. Alternó titularidad con suplencia e, incluso, durante alguna temporada, llegó a coincidir con Negredo -que tampoco triunfó y hoy se encuentra en el Valencia-. Hoy juega, junto a su compatriota Pjanic, en la Roma.

Y si a nivel de clubes puede hablarse de éxito, también puede emplearse la misma expresión para definir su actuación y rendimiento con la selección bosnia. Es el máximo goleador con más de cuarenta goles y ha conseguido jugar un Mundial. Lo hizo en el de Brasil 2014 encuadrado con Argentina, Nigeria e Irán. No pasaron de la primera fase con dos derrotas y una victoria frente a los persas que de poco sirvió. El seleccionador habló de éxito, por la clasificación para el Mundial, pero de sabor agridulce al sentir que con algo de mejor suerte y más fortuna (especialmente, en el partido frente a Nigeria) podrían haber pasado a octavos. Sea como fuere, tuvo que ser extraordinario saltar al césped ese día del estreno de Bosnia en un Mundial. El marco fue incomparable: el estadio de Maracaná. Y contra uno de los favoritos, la Argentina de Lionel Messi. Dzeko no estuvo demasiado fino, como tampoco el resto del equipo. Para el Europeo de este verano en Francia (2016) llegaron a la repesca contra Irlanda pero cayeron en un desempate bastante ajustado.

En líneas generales, la actuación de la selección es más que buena, sobre todo si recordamos los traumas sufridos apenas hace veinte años por la guerra y que se trata de un país joven con unos datos de crecimiento económico delicados y un contexto político y social tenso. Dzeko, en este tiempo, ha conseguido dejar atrás el escenario de aquel patio rodeado de destrucción por el de los estadios más importantes del Planeta. Y ha confirmado como buenas algunas de sus convicciones.

La motivación, según el deportista Kilian Jornet

Evidentemente no todo el mundo tiene el mismo umbral de motivación ni tampoco tipología. Algunas personas responden incrementando su nivel de esfuerzo e implicación mediante órdenes y un estilo castrense mientras otras se derrumban, se vienen abajo o sencillamente se revelan o ponen en cuestión las capacidades y aptitudes del líder o la persona que, de buena gana y con mejor intención, trata de estimularnos para mejorar nuestras cotas de rendimiento. Kilian Jornet, que aparece en una entrevista en este primer número de ‘EV, entrevistas para lectores curiosos’ eleva las palabras esfuerzo, superación o límites a unas alturas -y nunca mejor dicho dada su práctica deportiva- sólo al alcance de unos pocos. Seguramente, muy pocos.

En la conversación que mantuvimos analizamos muchas de las cosas que refleja en su primer libro ‘Correr o morir’, todo un éxito de ventas que desgrana, sobre todo, sus pensamientos y la filosofía que sigue y se esconde detrás de la obtención de unos éxitos extraordinarios y que obedecen a una persona sensible y con mucho sentido común. A continuación os dejamos un fragmento de la entrevista que podréis encontrar íntegra en nuestra publicación en papel este mes de febrero.

_DSC8388

 

 

En su libro dice que es una persona más de “intentar” que de “querer ser”: tímida, asegura. Lo cierto es que sus resultados parecen reflejar otra cosa.
Cuando te planteas qué quieres ser muchas veces te centras en un objetivo lejano sin tener en cuenta lo que tienes que cambiar o la persona en la que te tienes que convertir para conseguirlo. Si te planteas quién quieres ser, los objetivos llegarán. En la montaña no se puede hablar de récords de ascenso antes de bajar, sinó de tentativa. Lo importante no es la cima alcanzada sinó todo el camino que se ha hecho para conseguirlo”

¿ Por qué esta pasión por correr? ¿Qué le aporta o qué encuentra en ello?
La montaña es mi medio, es donde me siento arropado y donde puedo expresarme. Me encuentro a mi mismo a través de la montaña y de las personas que voy conociendo. Me da la felicidad de descubrir lugares, personas y quien soy.

 

Éstas son sólo las dos primeras preguntas de la entrevista en las que ya se vislumbran algunas luces sobre el tipo de persona que es este sensacional deportista que bate récords a ritmo de vértigo. La conversación engloba muchos otros aspectos cómo cuáles son los paisajes más espectaculares que ha visto (y son muchos, fabuloso y repartidos por todo el mundo) o su mejor victoria pero también aspectos como las lesiones o la amenaza que acecha a toda persona: el fracaso o la derrota. El dibujo lo complementamos con algunos pequeños detalles como cuál es su libro preferido, el viaje o la canción que más le gusta. ¿Podríais pasaros ocho o diez horas corriendo? ¡Él lo ha hecho e, incluso, superado! Y, ¿en qué debe pensar tanto rato sólo dándole a las piernas? Si queréis saber la respuesta, todo esto y más cosas saldrán en este primer número de ‘EV‘.