Berlín, muy protagonista el último siglo, busca reinventarse

Berlín es una ciudad que está de ‘moda’. En los últimos años además se ha erigido en la gran capital europea, el corazón del Viejo Continente, el lugar donde se toman las grandes decisiones que afectan al conjunto del club comunitario. Tras la caída del Muro y el paso ya de varias décadas, la ciudad recupera a marchas forzadas la normalidad y gana cada vez más mayor atractivo entre los turistas, que se acercan a conocer con detalle su particular idiosincrasia especialmente significativa en el último siglo.

(En el número de la revista “EV, escapadas y viajes”, dedicado a la capital germana y que se puede comprar on line en esta misma web, hablamos de lo mucho que ofrece esta ciudad. Encontraréis más artículos al final de esta página)


>> Berlín tiene una gran y variada oferta de vuelos de bajo coste durante todo el año. Es fácil encontrar ofertas por debajo de los 200 euros, ida y vuelta, incluso en temporada alta durante el verano y sin demasiada antelación. Aún así, como en todo, siempre es recomendable ser algo previsores para encontrar los mejores precios. La mayoría de compañías vuelan al aeropuerto de Schönefeld, muy bien comunicado por tren y autobús con el centro. Tanto la línea RB4 como la RE7 circulan con una frecuencia de un par de trenes a la hora, que conectan en un trayecto de unos 30 a 40 minutos con la Hauptbahnhof, la estación central de tren y metro desde donde dirigirse sin demasiadas dificultades al alojamiento correspondiente.

_DSC0941
Hotel Adlon de Berlín, uno de los históricos y con más nombre de la ciudad germana.

En lo que se refiere estrictamente a plazas hoteleras, Berlín es un destino que cada vez coge más fuerza y genera mayor interés, que cuenta con unas 130.000 plazas. En verano y durante ferias y festivales no es fácil encontrar sitio, además de producirse un incremento lógico y natural de precios. En cualquier caso, la oferta de tipos de alojamiento van desde los más exclusivos a albergues u opciones más económicas, que pueden moverse -a título orientativo- sobre los 50 euros diarios tirando por la franja inferior. Las épocas más recomendables para viajar son durante los meses de mayo y junio y también septiembre y octubre, cuando las temperaturas no son demasiado altas, refresca, y llueve menos que durante los meses de julio y agosto. Además coinciden con fiestas locales interesantes. Sea como fuere, durante todo el año, es aconsejable incluir entre el equipaje un chubasquero o pequeño paraguas. La lluvia suele hacer acto de presencia con asiduidad (…)


También te pueden interesar:

_DSC2460
Interior de la Galeria Nacional. Una familia aprovecha para dibujar

Menos conocida, la Galería Nacional de Berlín cuenta con obras de grandes artistas

_DSC2130

La reina Nefertiti, en Berlín